OS-7 investiga equivocadamente a suboficial Mayor de Carabineros de Pichilemu y allana su domicilio

 

*Afectado fue sobreseido y declarado inocente.

*Presentará demanda civil por daños y perjuicios.
* Vecinos del funcionario policial pedirán explicaciones a la institución.
Una verdadera pesadilla vivió hace unos días el suboficial mayor de carabineros de la dotación de la 3ra. Comisaría de Pichilemu, Marco Albornoz Ortiz, junto a su familia, compuesta por su esposa y dos hijos de 6 y 8 años de edad.

Todo se suscitó tras varias denuncias anónimas realizada en diciembre pasado en el fono DENUNCIA SEGURO del Ministerio de Prevención del Delito, que daba cuenta de la existencia de un supuesto delito de micro tráfico en el sector centro de esta ciudad, lo que generó una investigación de la Fiscalía de Pichilemu.
Una de las primeras medidas de la fiscalía fue generar una orden de investigar dirigida al OS7 de carabineros de la ciudad de Rancagua, solicitando una serie de diligencias.
El día jueves 13 de abril, un día antes del fin de semana santo, la orden de investigar, dada por la fiscalía local era culminada por el OS7 de carabineros de Rancagua, con un allanamiento al domicilio donde se cometería el delito de micro tráfico, claro que no en el domicilio que los vecinos indicaron en sus denuncias, sino que erróneamente en otro domicilio, el del suboficial Marcos Albornoz.
Eran las 14:00 horas de ese fatídico día para el uniformado y su familia, cuando un amplio despliegue policial que incluía alrededor de 8 funcionarios, 6 de civil y dos de ellos con uniforme policial

Acto seguido, ante la incredulidad y desconcierto de la familia, los efectivos del OS7, realizaron un barrido por la vivienda del funcionario policial, tanto en su interior como exterior del inmueble, también fueron registrados minuciosamente los vehículos de ambos, haciendo caso omiso a la advertencia de Albornoz que estaban en un error. “La intimidad y privacidad de mi hogar, de mi esposa y de mis hijos ambos menores de edad, fue invadida, sin ninguna consideración”, comentó el afectado a sus vecinos que horas después le visitaron en su domicilio para pedir una explicación.
Marcos Albornoz, hacía muy poco había celebrado con su familia, colegas y amigos, el ascenso al grado de suboficial Mayor recibido de manos del propio director general de la institución policial, Bruno Villalobos, culminando una intachable carrera.

 

LOS ERRORES DEL OS7

Los antecedentes de este caso a lo cual tuvo acceso “El Expreso de la Costa” tras solicitar la documentación que es publica en el tribunal, dejan a la vista los errores del OS7 de Carabineros de Rancagua quienes habrian hecho caso omiso a las instrucciones del Fiscal Rodrigo Troncoso.

 

En particular se pide:
“Diligencias que se solicita practicar de investigación necesarias para consignar y asegurar todo cuando condujere a la comprobación del hecho investigado y a la identificación de los participantes en el mismo”
1.- Establecer la existencia de testigos y tomarles declaración voluntaria.
2.- Recoger las evidencias y practicar las incautaciones de documentos necesarias para el esclarecimiento de los hechos investigados.
Marcos Albornoz mientras su vivienda era allanada, les indicó que estaban en un error y porque no preguntaban a los vecinos, a lo cual le habrían respondido en forma no muy amistosa:  “Así no trabajamos nosotros” (SIC).
DILIGENCIAS A REALIZAR: (Pedidas por la Fiscalia)
“Toda diligencia que resulte útil y pertinente para el debido esclarecimiento de los hechos investigados y para el establecimiento de las responsabilidades criminales que correspondan, de conformidad a la ley, a la o las personas que en ellos hayan intervenido, facultando a los oficiales a cargo de la presente orden a tomar declaraciones a víctimas(…) testigos e imputados por delegación del Fiscal a cargo, asimismo a trasladarse fuera de la jurisdicción si ello fuere necesario y pertinente para el éxito de la presente investigación”

Con fecha 01 de marzo, el fiscal Rodrigo Troncoso deja constancia en la carpeta investigativa que “el día 01 de marzo de 2017, personal del OS7 Rancagua, me dio cuenta en forma telefónica conforme a orden de investigar que en el domicilio calle A nro. 254, Pichilemu, se vende pasta base. Con lo informado se concedió autorización para agente encubierto a quien se le instruyó concurrir al domicilio indicado para compra controlada de droga” (Nota: “Calle A” es un nombre ficticio utilizado por este diario).
Asimismo, en el tribunal el fiscal y según consta en la carpeta del caso, señala: “Si bien personal del OS7, en conocimiento de una orden de investigar determinó que el inmueble donde se comercializaba droga era de Calle “A” Nro. 254 de esta comuna, domicilio que posteriormente personal del OS7, SIN INFORMAR A ESTE FISCAL, modifica a Calle “B” Nro. 294. Domicilio perteneciente al sr. Marcos Albornoz Ortiz, realizando diligencias en dicho domicilio con resultados negativos”.

SOBRESEIMIENTO DEFINITIVO (Audiencia 15 de mayo 2017)
Cómo el suboficial Albornoz quedó en calidad de imputado, había que cerrar el caso y en audiencia del día 15 de mayo, fue totalmente sobreseído por el tribunal de Pichilemu, a petición de la propia Fiscalía, debido a su total inocencia en la investigación realizada por la unidad de carabineros que es especializada (…) en este tipo de delitos.

ACTA DE AUDIENCIA
quince de mayo de dos mil diecisiete.
Ruc: 1700010154-0 Rit: 369 Р2017 Hora Inicio: 10:40 Hora T̩rmino: 10:44
Juez: LORENA ANDREA BRUNA MACHUCA Tipo de Audiencia: Sobr. Definitivo
Delito: Otros delitos de la ley 20.000.
Imputado: MARCO SEGUNDO ALBORNOZ ORTIZ Comparece: No
Fiscal: Rodrigo Troncoso Arteaga

Defensor Privado: Renato Cárcamo Solís
ACTUACIONES:
Fiscal solicita el sobreseimiento definitivo, atendido a que de los antecedentes recabados aparece claramente establecida la inocencia del imputado. Fundamento de su solicitud, registrado en audio.
Defensa se allana.
RESOLUCIÓN:
Atendido lo expuesto por los intervinientes en esta audiencia, y visto lo dispuesto en el artículo 250 letra b) del Código Procesal Penal, se resuelve:
Que se decreta el sobreseimiento total y definitivo de este proceso.
Anótese, regístrese y archívese.

Resolvió doña LORENA ANDREA BRUNA MACHUCA, Jueza Titular.
(Acta lop.-)

LAS MAS ALTAS CALIFICACIONES
El suboficial Mayor Marcos Albornoz, tiene 47 años de edad, casado, dos hijos de 6 y 8 años de edad, ingresó a la institución de Carabineros el 1 de diciembre de 1987, encontrándose pronto a cumplir 30 años de servicio.

El funcionario de carabineros, de una destacada trayectoria en la institución, alcanzando las más altas calificaciones que le permitieron lograr el máximo grado en el escalafón de los suboficiales, ha tenido destinaciones en el norte y sur del país, llegando a Pichilemu en febrero del 2010, días antes del terremoto de ese año.

En Pichilemu ha desarrollado una reconocida labor como jefe del Departamento de Asuntos Comunitarios de la 3ra. Comisaría de Pichilemu, liderando diversas campañas de prevencion, difundidas ampliamente en las radios Isla, Entreolas,  Somos Pichilemu y en el diario El Expreso de la Costa. Hace unos meses,  fue nombrado como jefe de la SIP (Sección de Investigaciones Policiales).
En el mes de abril, luego de ser ascendido, compartió una cena acompañado de su familia, algunos colegas y amigos, nunca imaginando este episodio que empañaría el final de su carrera, ya que en diciembre se acogerá a retiro.
Actualmente, el suboficial mayor Albornoz, se encuentra con atención médica especializada, también su esposa y sus hijos, afectados profundamente por lo vivido, de acuerdo a lo que han comentado a sus más cercanos.

Asimismo, ha indicado que cuenta con asesoría legal y presentarán todos los recursos que la ley le entrega, por daños y perjuicios, entre ellos, la vulneración de los derechos de sus hijos, quienes quedaron choqueados durante el allanamiento.

Segin Albornoz, el oficial a cargo del procedimiento lo habría increpado a el y a su esposa, indicando que hace meses seguían todos sus pasos, diariamente. El domicilio y sus pertenecías “fueron desvalijadas en presencia de los niños, sin ningún recaudo” manifesto.
LA SOLIDARIDAD DE LOS VECINOS
A pocos días del procedimiento del OS7 de carabineros, los vecinos del sector demostraron de inmediato su solidaridad con el afectado y su familia, y pediran a la institución de Carabineros una explicación por lo sucedido, ya que han manifestando que con ello el nivel de inseguridad para ellos, lejos de disminuir, ha aumentado, considerando que los verdaderos autores de este delito están quedando impunes.
Es importante señalar, que el Suboficial Mayor ha manifestado que por el momento no va a realizar comentarios por la prensa, no obstante, ha señalado a su círculo más cercano que se encuentra decepcionado de su institución. “Le han dicho tanto en la comisaria como en la prefectura, que lamentan el error, pero hasta aqui no se ha hecho mucho para remediarlo”, comenta una fuente cercana a Albornoz

Este diario ha corroborado que, durante las últimas semanas, la Fiscalía Administrativa de Carabineros está realizando una investigación interna, efectuando una serie de diligencias en terreno, para determinar responsabilidades en este caso y sancionar a los responsables.
El diario “El Expreso de la  Costa” se contacto con la Comisaria de Carabineros de Pichilemu, con la Prefectura de Colchagua y con la Jefatura de la VI zona y no se ha tenido respuesta sobre lo sucedido.

 

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *